jueves, 20 de enero de 2011

Mientras trascurria la tarde el sol se deslizaba en el horizonte de forma perezoza e inexorable, la uña reflejose ante los rojos matices, una uña afilada recortandose en la atmosfera enrarecida del pico de la montaña helada.

No hay comentarios.: